martes, 12 de julio de 2011

CIELO 4° parte

Cielo estaba paralizada a la entrada de tan impotente cueva, no podía creer lo que tenia frente a sus ojos, de los cuales brotaban una pequeñas gotas, no era miedo, era algo mas, pero ¿que?, que era eso que sentía, era una sensación nueva y extraña para cielo.

El sol comenzaba a salir y no era momento de preguntas, era "su" momento, el momento de conseguir las tan anheladas pruebas de que ella tenia razón, de que no estaba loca, de que eran libres.
Cielo corrió hacia el interior de la cueva, emocionada, eufórica, la cueva no era nada mas que eso, una simple cueva, ella tenia razón, sabia que debía tomar una roca o algo como prueba de que estuvo ahí, pero algo la atrajo cada vez mas al interior de la cueva, algo.......


......era casi mágico aquello, era muy bello, era mucho mas de lo Cielo esperaba encontrar, aunque la entrada de la cueva era muy oscura era totalmente distinto cada vez que te adentrada ras mas en ella, había muchos colores, piedras preciosas adornaban aquella cueva, eran de miles de formas, tamaños y colores, pero todas armonizaban de una manera muy melodiosa, y en el centro de aquella cueva había un altar, si, para sorpresa de cielo había un enorme altar de roca solido, aunque la roca que constituía el altar era de una tonalidad casi verdusca diferente a las de las paredes, como si fuera trasladado a aquel lugar, cielo estaba cada vez mas encanta con aquella cueva, que casi se olvida de por que estaba allí......

.....de repente se comenzaron a oír ruidos seguidos de pasos que venían de la entrada de la cueva, Cielo estaba perdida, era la sacerdotisa, si la hallaba ahí seria su fin; ustedes dirán si ella tenia razón porque no solo no murió si no que en aquella cueva no había ningún Dios, pero aun así ella no quería que la descubrieran sin saber por que la mentira, y claro sin antes llevar una prueba para Violet, desesperaba no subía que hacer, comenzó a examinar toda la cueva a ver si hallaba un lugar donde esconderse, pero todo esfuerzo fue en vano, aquella cueva no tenia agujeros en la paredes, ni lugares secretos, al menos no que ella conociera, cada vez mas los pasos se acercaban mas y mas, y cada vez mas el corazón de Cielo latía con mas fuerza, era su fin, seria la vergüenza de toda la aldea, y no llegaría a descubrir aquel misterio, de forma instintiva Cielo comenzó a caminar hacia atrás, dando grandes pasos de espalda a la pared, sabia que en algún momento chocaría con la enorme pared que era parte de la cueva, sabia que llegaría a una áspera y dura pared.....

......o eso pensó ella.... 
Anas.

- mas te vale no decir nada, por tu propio bien -dijo una voz masculina, al momento que unas fuertes manos le taparon la boca ahogando un grito de sorpresa, mientras unos fuertes brazos la apretaban y empujaban hacia atrás.
Cielo quedo asombrada cuando de repente se abrió un agujero que parecía ser una puerta en la pared de la cueva y si vio entrando en ella, mejor dicho siendo arrastrada dentro de ella, aun sin saber quien era el que la tenia cativa entre sus brazos, sin saber que haría con ella, sin saber que se dirigía directo a lo que nunca imagino, sin saber que ese lugar que tanto odio toda su vida seria el que mas amaría de todo el mundo......

Publicar un comentario